Combatir las desigualdades desde la ciudad

La Fundación Catalunya Europa y AMB ponen en funcionamiento un plan de formación dirigido a los municipios metropolitanos

PLAN DE FORMACIÓN: COMBATIR LAS DESIGUALDADES A LA CIUDAD

"La desigualdad no es inevitable", decía Xavier Ramos, profesor de economía de la Universidad Autónoma de Barcelona y formador de la primera jornada de formación de las tres programadas sobre cómo combatir las desigualdades en las ciudades. Estas jornadas han sido organizadas por la Fundación Cataluña Europa y AMB y se dirigen a alcaldes, concejales y técnicos municipales del Área Metropolitana de Barcelona.

Ramos comenzó la sesión rompiendo algunos mitos, como el que establece una relación directa entre desigualdad y pobreza. Y aunque esta equivalencia es cierta en muchas ocasiones, hay países pobres con unos índices de desigualdad muy bajos.

A nivel español, Ramos considera que las políticas para combatir las desigualdades no son eficaces. El efecto redistributivo en España es menor en comparación a otros países europeos, y no sólo en el caso de los países nórdicos, sino también comparándolo con otros estados como Italia, Portugal o Hungría.

Por su parte, Gemma Pinyol, directora del área de migraciones de Instrategies, continuó la sesión advirtiendo que no se puede esperar que el crecimiento económico sea el remedio para combatir las desigualdades. Hacen falta, en cambio, otras acciones más concretas, como la mejora en la educación de 0 a 3 años, aumentar los servicios básicos y acabar con la corrupción normalizada. Pinyol destacó que los diferentes índices que determinan las problemáticas sociales, como el abuso de drogas, la tasa de homicidios, la esperanza de vida o incluso la violencia de género, no directamente asociados a que una sociedad sea , a nivel general, rica o pobre, sino con las desigualdades dentro de la propia sociedad.

Paula Casal, investigadora de ICREA y profesora de la Universidad Pompeu Fabra, centraba su ponencia en contestar una pregunta que presenta un carácter más filosófico: ¿Por qué tenemos que combatir las desigualdades? Esta investigadora afirmaba que el lugar de nacimiento influye en gran medida en el nivel de desigualdad y en la posición social. El lugar de nacimiento pero es arbitrario y esta circunstancia no se puede corregir directamente. Por lo tanto, la lucha contra la desigualdad debe involucrar toda la población y no sólo los que están directamente afectados por las consecuencias de las desigualdades.

Cerró la sesión la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlon, que aportó una visión mucho más práctica de cómo combatir las desigualdades desde las ciudades. Según la alcaldesa, uno de los grandes retos de los municipios es que existen grupos de población que ven como una amenaza a otros grupo, ante el reparto de unos recursos que son limitados. Por eso, dice Parlon, es muy importante reforzar los vínculos de solidaridad y hacer pedagogía sobre estas cuestiones.